2001: Una odisea del espacio

2001: Una odisea del espacio

The Ultimate Trip.Apr. 09, 1968Reino Unido, USA149 Min.G
Tu voto: 0
9 14 votos

Sinopsis

El año 1968 será marcado con una piedra blanca. Martin Luther King y Robert Kennedy fueron asesinados, la guerra de Vietnam estaba en pleno apogeo, las manifestaciones estudiantiles y sociales de mayo anularon las convenciones de la vieja Francia y la Primavera de Praga fue salvajemente reprimida con sangre.

Continuar leyendo

En los cines se estrenaron una tras otra películas que trascendieron su género: Rosemary’s Baby para la película de terror psicológico, The Party para la parodia, Planet of the Apes para la ciencia ficción pura, C’era una volta il West para el western y, finalmente, 2001: The Space Odyssey para el cine en su conjunto.

Cuando la película se estrenó a principios de año, habían pasado seis años desde “Elegimos ir a la luna” de Kennedy en 1962, durante los cuales los programas espaciales americanos Mercurio, Géminis y Apolo y los soviéticos Vostok y Voskhod despejaron el misterioso y onírico espacio del cosmos.

Leonov se convirtió en el primer hombre en el espacio en 1965, Neil Armstrong y Dave Scott lograron el primer “encuentro” en el espacio a bordo del Géminis 8 en 1966, y el hombre siguió batiendo récords de altitud y duración de la estancia en el espacio. La realidad se puso al día con la ciencia ficción. Este Kubrick estuvo remediando irrevocablemente durante siglos y siglos.

La experiencia sensorial

Es muy difícil atacar a los críticos de una película como “2001” porque sabes que no estarás a la altura y que no podrás capturar ni una décima, o incluso una centésima, de la emoción que la película transmite. Para mí, es una película de rara complejidad y al mismo tiempo de extrema pureza.

Viene tanto de la experiencia sensorial, visual y sonora como de la comunión extrasensorial, parapsicológica, precognitiva, clarividente o incluso telepática. Es una comunión tanto más inquietante cuanto que se produce entre el espíritu de un hombre ya muerto, pero inmortalizado en el cine, y el de un espectador del futuro.

La inmersión no es sólo una cuestión de la tercera dimensión, el tamaño del lienzo, la oscuridad de la habitación o el aullido de los altavoces. Debe resultar sobre todo del encuentro de una película, una visión y un alma.

Para que esto suceda, el espíritu del espectador y el espíritu de la persona que se muestra deben vibrar en la misma frecuencia. Sólo entonces, con esta condición, el espectador entra en la película y se pone en marcha de cabeza en su entorno visual, auditivo y total. La física llama a este fenómeno resonancia.

Levanta paredes de agua, gira y deshace los glaciares, explota cohetes que tratan de alejarse de la atracción de la tierra, agita las montañas… Derrotó el puente de Basse-Chaîne y precipitó al 3er Batallón del 11º Regimiento de Infantería Ligera, que venció el ritmo allí en La Maine, que se puso rojo y vio a los 485 desafortunados soldados luchando en la agonía de la muerte.

La resonancia sacude lo que toca, trasciende su tema. El cine podría llamarlo inmersión. Inmersión… Se apodera del espectador, lo absorbe, lo sumerge en un universo y lo abandona allí. Para ser absoluto debe literalmente desarraigarlo. Visualmente, sónicamente, proprioceptivamente, extra-sensorialmente. Todo esto simultáneamente e independientemente al mismo tiempo.

La paradoja de la técnica

Los antecedentes técnicos que Kubrick muestra en “2001” son impresionantes. Trae consigo, y sus 150 técnicos reclutados para la ocasión, nada menos que tres revoluciones cinematográficas: el slit-scan de Douglas Trumbull, la captura de movimiento y la conexión del hueso saliente con la lanzadera Orion III.

Los dos años de postproducción y el “ligero” exceso de presupuesto estaban en la pantalla: Kubrick acababa de hacer obsoletas todas las películas anteriores y, antes incluso de su estreno, las que le seguirían. Que quemó sus modelos para evitar ser igualado (plagiado) es una cosa, es cierto, pero la historia ha demostrado que nadie ha podido o querido seguir sus pasos.

Ni siquiera Lucas en La Guerra de las Galaxias. Fue Cuarón quien se acercó más, obviamente. Pero aún así. A pesar de los cuarenta y cinco años de avances tecnológicos en la industria cinematográfica, nada ha cambiado. 2001: Una Odisea del Espacio sigue siendo la referencia absoluta en cuanto a abandono del espacio y vacío interestelar.

Esto se debe a una sola cosa, la perspectiva y la escala. Era sabido que Stanley Kubrick sabía algo que otros no sabían de él, Warren Beatty (“Era sabido que Stanley siempre sabía algo que tú no sabías”). Además del resto, esta verdad se aplica a su singular concepción de los volúmenes y la relatividad de las escalas.

El superhombre y el eterno retorno

2001: La Odisea del Espacio es un cúmulo de plasma irradiado. Una estrella fundida que somete al espectador a su atracción, a su gravedad. Envía su ruido y su luz blanca a través del prisma de su alma. Se descompone en su angustia, sus esperanzas y sus creencias.

De ahí la multitud de interpretaciones, reacciones y experiencias a las que da lugar la película. Pero donde la luz blanca puede recomponerse a partir de todo su espectro, el espectro del cine es inaccesible, por lo que no tenemos idea de su propia naturaleza, su materia madre.

Simplemente una invariable e indefinida declinación de su sangre. Sólo Kubrick lo sabe. La ciencia y la angustia metafísica ahora pertenecen a órdenes diferentes en el sentido de que el universo ya no contiene, ya que la ciencia es científica, ningún signo que nos lleve a Dios.

Lo que Kubrick remedia creando el monolito. Y cuando al final de la película, en la antesala de la eternidad, cuando el monolito aparece al pie de su cama y en el umbral de su muerte, en un sentimiento oceánico final, el monolito postrado en la cama y exhalando, el Dr. David Bowman.

Kubrick toma los pinceles de Miguel Ángel y nos da su interpretación del Génesis, el nacimiento de la vida y el futuro del Hombre: si Júpiter y más allá del infinito es su creación de Adán, 2001: La Odisea del Espacio es definitivamente su Capilla Sixtina. Monumental.

Ya puedes ver la película, 2001: Una odisea del espacio, del género ciencia ficción y misterio, OnLine sin cortes y completa. Peli HD Gratis | Año 1968 | Idioma “o” Audio: Español – Latino – Subtitulada.

Ademas, disfruta de todo el cine OnLine completo en nuestra pagina, siempre podrás mirar películas de estreno y del cine clásico.

2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
2001: Una odisea del espacio
Título original 2001: A Space Odyssey
IMDb Rating 8.3 455,584 votos
TMDb Rating 8.1 7,160 votos

Director

Reparto

Keir Dullea isDr. David Bowman
Dr. David Bowman
Gary Lockwood isDr. Frank Poole
Dr. Frank Poole
William Sylvester isDr. Heywood Floyd
Dr. Heywood Floyd
Douglas Rain isHAL 9000 (voice)
HAL 9000 (voice)
Daniel Richter isMoonwatcher
Moonwatcher
Leonard Rossiter isDr. Andrei Smyslov
Dr. Andrei Smyslov
Robert Beatty isDr. Ralph Halvorsen
Dr. Ralph Halvorsen
Sean Sullivan isDr. Roy Michaels
Dr. Roy Michaels
Frank Miller isMission Controller
Mission Controller

Reproductores

  • Español
  • Latino
  • Subtitulada
  • Ver trailer

Títulos similares

Elizabeth Harvest
The Black String
Jurassic World 2: El reino caído
The Domestics
Verano del 84
Rambo 1. Acorralado

Deja un comentario

Nombre *
Añadir un nombre para mostrar
Correo electrónico *
Tu correo electrónico no será publicado
Sitio Web